5 claves del coaching corporativo

opciones de formación
Cómo mejorar nuestro perfil profesional
cursos de coach en Madrid
¿Cómo mejorar nuestros resultados como empresa con el coaching de equipos?
Mostrar todo

5 claves del coaching corporativo

coaching corporativo

¿Qué es el coaching corporativo? En los últimos tiempos parece que este concepto se ha puesto de moda y es, ampliamente, utilizado. Podemos establecer que se trata de un aprendizaje guiado para que los directivos puedan adquirir competencias de liderazgo, habilidades que les permitan potenciar el crecimiento empresarial de la organización donde desarrollan su actividad laboral. Este tipo de enseñanzas se basa en instruir a los directivos sobre cómo pueden mejorar el rendimiento de su equipo.

Los cursos para mejorar las habilidades directivas hacen hincapié en aspectos clave para la gestión adecuada del grupo, factores como la importancia de la inteligencia emocional, la escucha activa, la mejora del clima laboral, etc. Además, estos empleados podrán evaluar sus propios actos, conociendo sus debilidades para, así, poder mejorarlas. Una de las claves esenciales para cualquier directivo es conocer la realidad de la empresa, pero también, poder adelantarse a los acontecimientos para establecer una perspectiva positiva que permita al equipo adaptarse a los cambios.

Desde Curreen Business English School queremos presentarte algunos aspectos clave del coaching corporativo. El objetivo será mejorar la productividad de la empresa, trabajando sobre el desempeño individual de cada miembro del grupo de trabajo.

  1. Unificar objetivos: En este punto entra en juego la motivación de los empleados, será necesario conocer bien la empresa para establecer unas metas realistas. En este punto la comunicación con el grupo se vuelve fundamental, las gratificaciones por conseguir las aspiraciones corporativas son una opción que conviene tener en cuenta.
  2. Inteligencia emocional: Los líderes deben saber construir y gestionar la inteligencia emocional de los miembros y grupos que conforman el equipo.
  3. Mejora continua: Los cambios no deben entenderse como un hecho puntual, hay que atajarlos en cada momento como una oportunidad de mejora, es un proceso continuo en el que debemos adaptarnos a cualquier situación que pueda ocurrir.
  4. Buscar potencial: Más allá de lo que ven nuestros ojos, es necesario valorar y evaluar el desempeño de cada trabajador con el objetivo de potenciar las fortalezas del mismo. De este modo, será más fácil impulsar a cada integrante del grupo a conseguir los mejor de sí mismo.
  5. Responsabilidad: A estas alturas de la partida, ya nadie duda de la importancia de delegar tareas. Pero los directivos también deben aprender a ceder responsabilidades a aquellas personas que toman la iniciativa y las asumen.