Cómo convertirte en un empleado de valor

redes sociales
LA SOLEDAD DE FACEBOOK
cursos de liderazgo en Madrid
¿Qué cualidades definen a un gran jefe?
Mostrar todo

Cómo convertirte en un empleado de valor

escuelas de negocios en Madrid

Resulta evidente pensar que cuando una empresa contrata personal para desarrollar su principal actividad productiva busca talentos que contribuyan al éxito de la firma. Sin ninguna duda, como una de las escuelas de negocios en Madrid podemos afirmar que aquellos asalariados que destacan son los que aportan valor añadido a la organización, favoreciendo un incremento de los beneficios, mucho más cuantioso que su propio coste. El valor humano es una de las claves del éxito empresarial, por ello muchos empleadores están dispuestos a incrementar los gastos de personal para contar con los empleados adecuados.

La mayoría de los empleados se esfuerza en su trabajo y desea destacar con el objetivo de crecer profesionalmente. Sin embargo, los empleadores no siempre están capacitados para reconocer dicho talento. Algunas veces, las empresas no están buscando los requisitos adecuados entre los candidatos y, otras muchas, no son capaces de reconocer esas cualidades entre sus empleados.

Desde Curreen Business School queremos destacar algunas de las cualidades que los empleados que destacan suelen tener y en las que los empresarios deberían fijarse a la hora de contratar nuevo personal o mejorar el rango y las condiciones de trabajo entre los miembros de su plantilla que cuentan con estos valores. Entre dichas cuestiones podemos destacar las siguientes:

  1. Se adelantan a las necesidades de la empresa. Realizan trabajos necesarios sin que se los pidan, ni se encuentren entre las funciones relativas a su cargo.
  2. Son organizados, planean sus tareas y siguen el plan establecido, cumpliendo con el desempeño y los plazos.
  3. Son personas que cuentan con la cualificación necesaria o la experiencia que les permite ejecutar su trabajo sin problema alguno.
  4. Saben adelantarse a los acontecimientos, conocen los imprevistos que pueden surgir y se adelantan para evitarlos.
  5. Son autodidactas, saben adaptarse a las situaciones y a los cambios, aprendiendo de todo ello y, además, comparten sus conocimientos con los demás.
  6. Tienen habilidades comunicativas, utilizando lenguajes y mensajes efectivos.
  7. Saben cuándo deben tomar las riendas para sacar el trabajo adelante y en qué momento deben dejarse dirigir.
  8. Crean un buen ambiente de trabajo
  9. Sacan tiempo para formarse y seguir aprendiendo cuestiones que les pueden hacer destacar como trabajador y aportar grandes beneficios para la actividad productiva.
  10. Emplean sus energías en tratar de solucionar problemas en lugar de protestar.
  11. Tienen capacidad para la resolución de conflictos.
  12. Encarnan los valores claves de la organización.

Puede que, en muchas ocasiones, ser un trabajador asalariado no sea una actividad fácil, sobre todo en períodos de especial dificultad económica. Sin embargo, estas cualidades son esenciales para desarrollarse profesionalmente, destacando y aportando valor añadido a las firmas para las que se trabaja. Un buen modo de conseguir los objetivos y convertirse en una pieza fundamental de la compañía.